martes, 8 de febrero de 2011

Entrada dedicada a mi perrito "Gokuh"


"Gokuh" fue mi mascotita por más de 12 años. Dormía conmigo la mitad de la noche y luego se iba a la cama de mi hermano, ahí despertaba todas las mañanas. Le gustaba dormir en el medio de la cama. Si nos movíamos se quejaba y empezaba a pasearse hasta encontrar de nuevo lugar cómodo.

Recuerdo todas las veces que nos hizo reír con sus accidentes ya que era bastante torpe el pobre. Muchas veces se cayó, chocó contra las paredes mientras corría o se quedaba enganchado en algunas frazadas. A pesar de eso era muy sensible, por alguna razón siempre que alguien de la familia estaba triste el perro insistía en estar ahí, quizás solo era por ser muy regalón pero se sentía como una compañía.

Muchas veces se subió a la mesa o a nuestros veladores donde estaba nuestra comida esperando y simplemente la comía dejándonos sin poder ingerir nuestros alimentos. Aun recuerdo esa palta reina, ¡se veía tan rica! pero no llegué a probarla. Después que comía, trataba de irse del lugar pasando lo más desapercibido posible, pero sus bigotitos manchados lo delataban. Le gustaba comer incluso la mayonesa, el cereal y algunas frutas.

También era un fanático de los zapatos ya que durante un largo periodo de su existencia nos destruyó varios pares, era atroz. Quién más sufrió fue mi madre ya que el perro le arruinó varios zapatos, incluso algunos nuevos (y bastante caros). También un par de hermosas "chalitas" de una amiga que se quedó en mi casa. Al menos se lo advertí antes. Teníamos que tener mucho cuidado siempre de dejar el closet cerrado o los zapatos en altura para que no los alcanzara.

Era puro y casto, aunque por alguna razón prefería las piernas de las visitas masculinas. Intentamos cruzarlo con una perrita pero fue todo un caos y finalmente gokuh dio un gran salto por la reja de la casa y salió corriendo a la calle asustadísimo. Nunca más lo intentamos y ya definitivamente nos quedaban claras sus preferencias sexuales.

Cuando mi mamá compró la casa, gokuh se adueñó del patio y tuvo un nuevo hogar. Sin embargo nada pudo hacer con las palomas que incluso le comían su comidita. No supo defender su territorio. Cuando abríamos la puerta que daba al patio, el perro entraba corriendo vuelto loco a la casa y saltaba por todos los sillones y se daba vueltas. Le daban sus 5 minutos de locura. Tenía "su gracia" y se paraba en dos patitas mientras movía las dos delanteras agitándolas con fuerza cuando quería algo. Se veía muy divertido.

Estos últimos años con mi independencia de la casa materna no pude convivir mucho con él. Solo podía verlo los fines de semana cuando eventualmente iba a visitar a mi familia. Sinceramente me hubiese gustado hacerle más cariño y jugar más con él en mi última visita, pero no pensé que su muerte sucedería tan luego.

Durante la mañana del Martes 8 de febrero mi hermano encontró a nuestro perrito respirando con dificultad. Antes de poder tomarlo siquiera para llevarlo de urgencia al veterinario, Gokuh murió. Ya estaba viejito y le llegó su hora. No creo que exista otra explicación al hecho.

Iniciamos un viaje camino a Buin para enterrarlo en el Cementerio de mascotas del BuinZoo, los dos solos ya que en casa de mi mamá el resto de la familia se encontraba de viaje. Ahora descansa ahí y de cierta forma me tranquiliza poder ir a visitarlo junto a la familia, junto a mi sobrinita que aun no sabe lo sucedido y que será su primera experiencia cercana con la muerte.

Durante la tarde me entero que mi perrita Pinoko, que vive en casa de mi suegra estaba teniendo a sus cachorritos. Fui hasta allá y pude ver parte del parto. Sentí como si el ciclo de la vida se restregara en mi cara. No habían pasado tantas horas desde la muerte de Gokuh y ya podría presenciar el nacimiento de nuevas vidas.

A veces la fe que uno tiene no da cabida a creencias pertenecientes a otras religiones, sin embargo ¿quién sabe si gokuh no reencarno en alguno de esos cachorritos neo natos? o tal vez como me dijeron por ahí, quizás se encuentra en el cielo de los perritos pasándola muy bien o incluso haciendo alusión a su nombre, quizás se convirtió en shenlong y se fue volando al cielo. Quién sabe...solo espero que esté en un mejor lugar y que sepa el importante lugar que ocupó en nuestras vidas, aunque a veces por tiempo no se pueda demostrar muy seguido todo ese cariño a nuestras queridas mascotas que finalmente son como parte de nuestras familias.

Gokuh...te extrañaremos mucho y nos harás falta. Te agradezco por tu lealtad y por todos los momentos lindos que vivimos junto a ti. Fuiste un excelente perro. Estarás en nuestros corazones por siempre.

De momento no tengo ninguna fotito escaneada de mi perrito, solamente encontré esta que hice hace años atrás jugando en Paint donde transformé a mi gokuh en super saiyajin segundo nivel volando por el espacio. Quizás ocupemos esta fotito para su placa también.


7 comentarios:

Javi St dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi St dijo...

Siempre tenemos en nuestro corazon ese ser al que hemos amado con mucha alegria, dedicación y esfuerzo, en este caso tu perrito, que Dios lo tenga en sus manos y que en tí dure el recuerdo de el :)

--------------------------

Salomé, me podrias hacer un enorme favor (perdona lo atrevido y todo eso) pero quiero que seas seguidora de mi blog si! pero si tu no puedes tranquila, pero me llenaria de mucho orgullo y felicidad de que lo fueras, mil gracias de antemano Salomé, tu fiel seguidor :D

salome-anjari dijo...

Claro Javi, te seguiré en tu blog. Muchas gracias por tus palabras! Saludos!

Javi St dijo...

Dios mio, mi corazon acelera demasiado, muchas gracias Salomé n_n, eres la mejor, gracias a tí podre descansar tranquilamente, soñando en esa voz tan hermosa y esplendorosa que hace que mis dias se llenen de mucha felicidad ^__^

Néstor Espinoza dijo...

Aww que linda la historia Salito. Es increíble como todo ser vivo entra en nuestra historia...¡y como es el ciclo de la vida!

Mi experiencia personal con este tipo de cosas me hace respetar a todos los seres vivos...¡incluso a los más pequeñitos! Siempre que se aparece un insecto que me pueda molestar, trato de no matarlo y alejarlo de mi escritorio.

Todos los seres vivos tienen un espacio en nuestras mentes. Y como bien dices, en nuestro corazón siempre estarán los más cercanos :)!

Un abracito para ti! Disfruta de tus vacaciones!

salome-anjari dijo...

No hay de qué Javi, gracias por tu apoyo!

Nesito: Muchas gracias! Pos si, a veces se olvida pero en realidad toda vida por pequeñita de tamaño que sea merece nuestro respeto, no somos dueños de su existencia.
Saludos!!

Uriel Sagara dijo...

T-T que triste y se como te entiendes io perdi a mi gatito Yiyo, un ser despreciable lo enveneno.
Asi que animo quienes amamos siempre estaran en nuestros corazones.